El curso y las prácticas creo que han sido un punto importante en mi vida, y me han ampliado muchos conocimientos. La realización de las prácticas ha sido de gran ayuda para solventar pequeñas dudas, que pueden quedar al estudiar los módulos y que insitu, son muchos más fáciles de aprender. Ahora lo único que me queda es paso a paso y según el método de ensayo y error, seguir aprendiendo, porque creo que la profesión de fotógrafo es una actividad viva, que nunca se termina de aprender, sino que cada día hay algo nuevo que aplicar a tu campo profesional.