El realizar un periodo de prácticas después de una formación siempre es positivo porque se pueden aplicar los conocimientos aprendidos y utilizarlos en el trabajo del día a día de una empresa. En este caso ha sido grato comprobar cómo la alumna ha podido aplicar y ampliar sus conocimientos y ves el funcionamiento del un departamento de dietética.